domingo, 30 de marzo de 2008

Buenas noches ¡y mucha suerte!

Ha llegado el momento. Es tarde, muy tarde. Mucha gente estará a punto de levantarse. Mucha gente todavía no se habrá acostado. He pensado que ha llegado el momento de hablar del sector inmobiliario. Quizá porque he ejercido responsabilidades en esta materia como Consejera de Fomento y como Ministra de Vivienda. Quizá porque soy una ciudadana más. Quizá porque sigo teniendo responsabilidades. Quizá porque hay que seguir trabajando y aportando soluciones.
Por todo eso, voy a iniciar dos etiquetas más. Una, sobre el sector inmobiliario. Otra, sobre Urbanismo y arquitectura: ciudad nueva, ciudad vieja.
Es el momento, por un lado, de empezar a hablar, opinar, sugerir sobre el sector inmobiliario -en el ámbito internacional, nacional y local-. Cómo ha evolucionado, las empresas y los poderes públicos, los mitos y los tópicos frente a la realidad. Pero también sobre el momento actual y sobre el futuro. Sobre las entidades financieras. ¿Alquiler o compra? ¿Suave desaceleración o brusco ajuste? ¿Crisis o recesión? ¿Mercancía o derecho? ¿Bien de uso o inversión pura y dura? ¿Sólo en el resto de España o también en Extremadura? ¿También en Venecia? ¿Más vivienda protegida o acuerdo para vender las viviendas libres en stock a un precio asequible?

Pero como no hay vivienda sin urbanismo ni arquitectura, voy a escribir sobre los nuevos desarrollos urbanísticos, sobre la ciudad histórica, la ciudad vieja, y también sobre la ciudad que hay detrás de la ciudad: ésa que nadie enseña y nadie quiere ver. O sea, sobre el chabolismo, la infravivienda, el fuera de ordenación, la disciplina urbanística, los grandes complejos levantados o por levantar con nombres rimbombantes, grandilocuentes, "¿sostenibles?": La Ciudad de la Justicia, La Ciudad Sanitaria, La Ciudad del Quijote, La Ciudad del Medio Ambiente, ... ¿y para cuándo la ciudad para los ciudadanos?

Ahora que no tengo que decidir puedo hablar.

11 comentarios:

Felipe dijo...

Ole, ole y ole.
Me alegra que vayas cogiendo soltura con esto de los post y seamos cada día más extremeños y extremeñas los que empezamos a decir lo que pensamos, sin tapujos y por supuesto, sin complejos.

David Santos Holguín dijo...

María Antonia ¿seremos capaz de construir una ciudad para los ciudadanos o seguiremos pensando en el ladrillo creando barrios sin infraestructuras?

Buena Suerte en esta etapa que comienzas

Anónimo dijo...

pues hablando del sector me pregunto: ¿por qué tanta condescendencia con promotores, constructores e inmobialiarias?, ¿por qué ahora esos guiños al sector? ¿Necesarios u obscenos?

¿Acaso repartieron constructores, promotores y especuladores sus plusvalías cuando el sector iba viento en popa?, ¿acaso crearon vivienda social a iniciativa propia para los colectivos más necesitados?, ¿acaso donaron parte de sus cuantiosos ingresos para aportar o estudiar alguna solución al irracional mercado inmobiliario español?, ¿alguna fórmula para dinmanizar el mercado de alquiler?

sinceramente... me preocupa el impacto de lo macro en lo micro, el efecto en el bolsillo de un aumento del desempleo en el sector, pero... todo lo que sube, inexorablemente, termina bajando... igual que todo lo que se hincha... termina, tarde o temprano, desinflándose -(mira pizarro, jeje)- asi que... tranquilidad, buenos alimentos... paciencia y a cambiar nuestro modelo de crecimiento. será lento y costoso (vía desempleo y por ahí vendrán los problemas) pero será sano y necesario.
un beso, maría antonia y enhorabuena por el blog.

paco fer.

Silvia dijo...

mmm¿por qué dejamos que se especule con bienes de primera necesidad? ahí esta la raíz de esto; ahora a ver que pasa. Pero no aprendemos, estamos haciendo con los cereales lo mismo, esperndo el boom del biodiesel, ¿Y la gente que tiene la costumbre de comer? ¿y los ganaderos?
Hay mucho que pensar ....tema comprometido.

Juanlu dijo...

Subscribo la opinión del siempre quejumbroso y siempre lúcido Javier Marías al respecto:

"He observado que uno de los “derechos” que mucha gente tiene más interiorizados es el de poseer un piso, quiero decir en propiedad. Es cierto que los precios de la vivienda son escandalosos y abusivos (tanto los de compra como los de alquiler), pero cada vez es mayor la confusión entre el derecho a una vivienda digna –pero no gratuita– que establece nuestra Constitución, y el supuesto “derecho” a ser dueño de ella. Se oyen y se ven quejas por doquier: “Es que se nos va más de la mitad del sueldo en la hipoteca”, exclama una joven pareja en televisión, como si eso no fuera lo lógico y como si la posesión de un piso fuera algo tan indispensable como el comer. Es decir, como si la pareja en cuestión no tuviera más remedio que hipotecarse a cuarenta años porque no se concibiera la posibilidad de no ser propietario. Es una extraña manía española, sin parangón en ningún país que yo conozca. Lo que los españoles parecen ignorar es que: a) el 80% de los europeos viven en régimen de alquiler, sin que eso les suponga ni una tragedia ni un oprobio; pagan por el uso de algo, y, en contra de lo que aquí se piensa, no están “tirando” el dinero, sino que lo destinan al disfrute mensual del piso a su alcance o de su elección, lo mismo que la ropa que visten o los alimentos que ingieren, que en modo alguno son eternos; y b) que, hasta hace no mucho, lo normal, también en España, era que los pisos se alquilaran, no que se pudieran comprar."

Es el anterior texto un fragmento de su artículo en EPS de 16 de Marzo de 2008. El texto en su integridad se puede encontrar en:

http://www.javiermarias.es/2008/03/la-zona-fantasma-16-de-marzo-de-2008-el.html

Anónimo dijo...

No es fácil esto del derecho a la vivienda. Otros derechos sociales conquistados y asumidos con naturalidad, como los derechos de Seguridad Social, o el derecho a la educación, por citar los más representativos, consisten en la prestación de un servicio. Un servicio que, previa financiación pública vía impuestos, pueden prestar los poderes públicos.
El tema de la vivienda es, en cierta medida, distinto. Su soporte es un bien material, que como tal, es objeto de propiedad, que alguien (sea un particular, sean los poderes públicos) ha de detentar. Y si es propiedad, también puede ser objeto de comercio, incluido su uso (el arrendamiento).
¿Deben los poderes públicos hacer pisos para ceder su uso a través de un arrendamiento, o incluso gratuitamente?¿Deben fomentar a particulares para que lo hagan y alquilen a otros particulares?¿Las dos cosas, ambas dentro de límites razonables?
En gran medida, creo que es un tema de límites. La situación de especulación que hemos vivido, el enriquecimiento de constructores, promotores y bancos a costa del trabajo de las personas durante gran parte de su vida (si es a través de una propiedad hipotecada) o de toda su vida (mediante alquileres altos) es, a todas luces, un abuso intolerable en un país con sensibilidad social, y parece que las últimas medidas legislativas han ido dirigidas a paliar la situación.
Más allá de ello, ¿es el derecho a la vivienda (o debe serlo) un derecho de prestación, como lo es el de educación o los relacionados con la Seguridad Social, exigible ante y a los poderes públicos? ¿Cómo financiarlo, en caso afirmativo, de manera equitativa, sostenible y justa? Confieso que no tengo una respuesta a estos interrogantes...

María Antonia Trujillo dijo...

Comparto vuestra opinión. Pero faltan "agentes" en la lista. Un día leí a un famoso crítico arquitectónico sobre el papel que habían desempeñado los arquitectos en el boom inmobiliario. Chapeau, porque sobre ellos no se había dicho nada. Otro día fue un periodista sobre el papel de los periodistas. Chapeau. Y otro día fue el papel que los ciudadanos hemos tenido en este boom: que compras una vivienda protegida para venderla como libre, que quieres que tu casa suba de precio pero que baje la del vecino ... En fin, todo esto que ya sabéis. Pero los promotores y constructores al fin y al cabo son empresarios. ¿Pero qué hacemos los que por un lado pensamos que la vivienda es un derecho pero por otro queremos ser propietarios y que suba de precio y si tenemos dos mejor que una? No creo que sea un tema complejo. Sólo es cuestión de transformar y esto requiere tiempo. Y también es cuestión de ser valientes a la hora de decidir. Y esto tiene su precio ... Y se paga.
Yo creo que la vivienda tiene que ser el quinto pilar del estado del bienestar. Pero no cómo se entiende ahora.
David, afortunadamente se habla ya de ciudad y de urbanismo, de infraestructuras y equipamientos. Lo conseguiremos. Fíjate, quién se iba a fijar en el urbanismo romano, con el cardo y el decumano.
Besitos para todos.

E.J. ROMERO dijo...

PRIMERO EL CAMBIO DE MENTALIDAD Y DESPUÉS EL CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO. INNOVACIÓN=POLITICA DE VIVIENDA.

Me resulta contradictorio oir a la nueva "hornada" de Ministros y Ministras hablar del cambio necesario del modelo productivo de España. "De el ladrillo a la imaginación-la invención-la investigación y el desarrollo". Este es el reto que se supone tiene nuestra economía y que ahora van a abordar los nuevos Ministros y Ministras (especialmente los del área económica) del nuevo Gobierno.

Paradojico. CONTRADICTORIO. Lo primero que deben hacer estos nuevos Ministros y Ministras es empezar por ellos mismosl. IMAGINACIÓN-INVENCIÓN-INVESTIGACIÓN-DESARROLLO de nuevas políticas, de nuevas formas de gestión, de nuevas estrategias. Más valientes, más arriesgadas, menos conservadoras para evitar las criticas o la nota baja en los barómetros de ímagen pública.

En el caso de la política de vivienda parece que ya todo está inventado. La renta de emancipación es un refrito de lo que ya aprobó Maria Antonia como subvención directa al alquiler. Lo de la rehabilitación es algo que ya salió en prensa cuando tú gestionabas el Ministerio, seguro que porque lo pusiste en marcha.....

¿Qué nos queda? Pues políticos que quieren liderar un cambio de modelo y que no están dispuestos a arriesgar. ¿Qué nos queda de tu valentía para poner en marcha politicas de vivienda y suelo nuevas, innovadoras a pesar de los infundios y palos que te dieron?.

POLITICOS VALIENTES

Oscar Blanco dijo...

Enhorabuena por tu blog, Maria Antonia.

Solo queria decirte que seguí muy de cerca tu labor desde el Ministeri de la Vivienda y que creo que tu trabajo no ha sido valorado en su justa medida.

Además, he tenido la posibilidad de hablar contigo en varias ocasiones y me pareces una persona sencilla y cercana, un valor fundamental en un politico.

Ánimo y a segui asi...

Berny Zavaleta dijo...

Hola, Me parece muy interesante tus publicaciones, soy de Peru, pero leere seguido tu blogs, cuidate.

Atte
Berny Zavaleta

ROQUEX S.A.C. dijo...

Hola soy una persona que acaba de terminar su carrera, como tecnico en gestion de proyectos de construccion civil, y bueno tengo la idea de inciciar una constructora lamentablemente el facotor capital me lom impide pero ese sera mi vision EXITOS