domingo, 16 de marzo de 2008

Anuario de la Facultad de Derecho de Cáceres vs.? Revista de Derecho de Extremadura





El viernes pasado en la Facultad de Derecho de la UEX se presentó una nueva revista de derecho. Me acerqué. Al hilo de las intervenciones a mi memoria vinieron recuerdos de la infancia, la adolescencia, la juventud, en las zonas rurales de Extremadura. Sencillamente, en un pueblo, como el mío, Peraleda del Zaucejo, de Badajoz.
En la década de los 70 y entrados los 80 en esta querida Extremadura no teníamos oportunidades, y las pocas que había no eran iguales para todos. Hijos de obreros humildes. Sólo comíamos lo que el huerto, los tres olivos y el corral con las gallinas, los burros, las mulas y las cabras y ovejas nos permitían. Los libros no entraban, los tebeos tampoco. Sí la radio. Televisiones había muy pocas. Entonces allí nada olía a nada. Hoy sí huelo los orígenes que nunca olvidaré.
Más tarde, estudiando Derecho en Cáceres, un litigio con los propietarios de una VPO (alquilaban y no podían hacerlo porque esa vivienda tenía que ser residenciaq de ellos) nos llevó a los juzgados y un abogado cacereño se interesó por nuestra presencia allí y dirigiéndose a mí me preguntó cómo me llamaba y, tras responderle, me dijo: "Niña, sin apellidos compuestos no serás nada en la vida". No sé si he sido algo, pero a lo que él se refería sí lo he sido.
Afortunadamente, esto no sucede hoy. Unos jóvenes juristas deciden sacar un proyecto adelante y las administraciones le apoyan.
Ahora bien, ¿existe una laguna en nuestras revistas jurídicas que haya que rellenar? Por un lado, tenemos el Anuario de la Facultad de Derecho, indexado, de referencia internacional -y, por tanto, más valorado en los concursos, oposiciones, etc.-, recogido en los portales de difusión de la investigación -por ejemplo, dialnet, y, creo, latindex- y que hoy está en cualquier sitio. Vamos, un Anuario de excelencia. Por otro, sin ir más, lejos, la Revista del Colegio de Abogados de Cáceres. Y algunos ejemplos más.
En mi opinión, la nueva revista suma, no rellena lagunas. Pero debe conseguir el nivel de excelencia que corresponde a una publicación jurídica. Los artículos de los doctores Soriano García, Cortés Bechiarelli, Merino Jara -y otros- son muestra de la excelencia en la Universidad de Extremadura. Y también de la movilidad en el ámbito universitario: un catedrático extremeño en el País Vasco y un madrileño y un andaluz en Extremadura. Pero de la movilidad opinaré otro día.

7 comentarios:

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Me gustaría comentarte que hay una tercera publicación que está pendiente de publicación, el Anuario de Derecho Público de Extremadura, que duerme plácidamente en los archivadores de la Junta de Extremadura. Te lo recuerdo si lo sabías, te lo digo si no lo sabías. Seguro que muy pronto se añadirá a esta flamante lista.

Anónimo dijo...

Me gustaría decirle a Doncel Luengo que si está pendiente de publicación ésa que menciona, es que no existe como publicación, ¿no?, y si es así, entonces no entra dentro de la lista...
No estaría mal aumentar esalista para hacerla más flamante con publicaciones flamantes, pero para eso hay que dejarse de palabras y ponerse manos a la obra. Hoy día con internet es muy fácil..., incluso si fuera cierto lo de los archivadores.

JavierPiornal dijo...

Hola María Antonia, en primer lugar presentarme, no sé si te acordarás de mi, soy JAVI un chico de Piornal que te conocí en JARRAMPLAS, y te hice la pregunta ¿qué se siente al ser ministra?. jeje
En segundo lugar darte la enhorabuena por los resultados cosechados en las elecciones, han sido geniales en la provincia, en el Valle arrasamos en todos los pueblos, asique genial.
bueno te enlazo a mi blog, y te invito a pasar por el cuando quieras, un bss y a ver si nos vemos en Alange.

María Antonia Trujillo dijo...

Javi, gracias. He visitado tu blog y te he hecho un comentario. Buen cerezo en flor!

David Santos Holguín dijo...

Tienes todo la razón, la paridad es sólo por voluntad política. Si se quiere se hace; pero este órgano selecciona a un miembro de cada colectivo (normalmente presidente/a) para ese consejo social. La pregunta sería ¿en esos colectivos la paridad funciona para que no existan mujeres presidentas de esas asociaciones?

David Santos Holguín dijo...

Me confundí en mi anterior comentario; en realidad iba dedicado al post titulado "La igualdad de mujeres y hombres en la política municipal cacereña" Besos

Anónimo dijo...

En cuanto a lo que opina David Santos, pienso que la norma municipal creadora del órgano puede (y posiblemente debe) establecer garantías de composición equilibrada.
Es misión de los poderes públicos promover la igualdad real y efectiva (artículo 9.3 de la Constitución), con acciones positivas si los colectivos sociales no son capaces por sí mismos de vencer situaciones históricas de desigualdad, en este caso de las mujeres.
Dicha labor promocional debe alcanzar a todos los ámbitos de la realidad, pero posiblemente en los órganos representativos el imperativo de composición equilibrada tenga, si cabe, mayor sentido aún.
La razón es que tales organismos representativos tienen una especial responsabilidad, precisamente porque pueden impulsar medidas que promuevan la integración y la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.
Si las Cortes Generales han asumido esa responsabilidad con la Ley de Igualdad, ¿por qué no habría de hacerlo el Excmo. Ayuntamiento de Cáceres, en los ámbitos en los que está en su mano, como por ejemplo en la regulación de este Consejo?
Y no hacerlo, por otra parte, puede constituir una vulneración de la Ley Orgánica de Igualdad. ¿Dónde queda, entonces, el respeto a las reglas del Estado de Derecho?